Superstars International Series 2012 - Monza

ROUND 1, MONZA: Más espectáculo con Maserati

Maserati vuelve a la carga en Monza con ocasión de las International Superstars Series. Tras ganar el título en 2011 con el Quattroporte Evo en colaboración con el Swiss Team y con Andrea Bertolini como piloto oficial, Maserati ha vuelto a confirmar su presencia este año en el prestigioso campeonato de FG Sport.

El elevado nivel de competición que ofrecen las series ha tenido una incidencia directa en la decisión, ya que, además de Maserati, también participan otras marcas importantes tales como Audi, BMW, Chevrolet, Jaguar y Mercedes. Sin embargo, este año el Tridente ha optado por una presencia menos directa.

Las operaciones se han dejado completamente en manos del equipo helvético, liderado por Guido Bonfiglio y con el ingeniero Giuseppe Angiulli como responsable técnico. El Swiss Team ha decidido afrontar de nuevo el gran reto de la Superstars volviendo a competir con dos Quattroporte Evo, pero en esta ocasión han apostado por primar la imagen con el objetivo de incrementar la notoriedad y la espectacularidad del campeonato.

Por eso al volante del vehículo 1 tendremos un ex piloto de F1 distinto en cada circuito. En Monza será Mika Salo, que a sus espaldas lleva 111 GP disputados con Lotus, Tyrrell, Arrows, Ferrari, Sauber y Toyota.

En cambio, el vehículo 2 se le ha asignado para toda la temporada a Mauro Cesari, un gentleman driver con mucha experiencia en las Superstars y en constante mejora: fue campeón italiano en 2009 y quedó 3º en la clasificación de la serie International en el grupo de pilotos de coches de más de cuatro años.

En Monza, el inicio de la temporada fue prometedor. A pesar de que nunca había conducido un Quattroporte Evo y de que solamente había podido familiarizarse con el mismo durante los entrenamientos libres, Salo logró ganarse una plaza en la segunda fila de la parrilla de la 1ª carrera (con el cuarto mejor tiempo), en la que quedó sexto. En la 2ª carrera, las esperanzas de Salo de subir al podio se esfumaron cuando rompió un brazo de la suspensión, tal como le había sucedido a Cesari en la 1ª carrera al subirse a los bordillos de la pista, que esta temporada eran más altos que en la anterior.


1ª carrera: Salo se aleja del podio por una neutralización y acaba sexto

Salo arrancó atacando a Biagi, tercero detrás de Pigoli y Larini. Iba pisándole los talones a Larini y le sacaba 7” de ventaja al cuarto coche cuando una neutralización reagrupó al pelotón. En la salida lanzada Salo tuvo que ceder ante la acometida de Liuzzi, cuyo Mercedes tenía mayor cilindrada y potencia, y al intentar atacarlo cometió un error que lo relegó al 6º puesto, mientras que el ganador fue Pigoli. Cesari se retiró por problemas técnicos. 


2ª carrera: La rotura de una suspensión detiene a Salo mientras ataca al líder Liuzzi

Salo se colocó inmediatamente en segunda posición, a 2"7 del líder Liuzzi. El finlandés había empezado a acortar distancias, marcando el segundo mejor giro de la carrera, y en la 9ª vuelta iba pegado a la rueda del piloto de Mercedes. Se disponía a atacar cuando la rotura de un brazo de la suspensión lo obligó a retirarse, dejando a Liuzzi sin oposición. Cesari terminó décimo por problemas en los reglajes de la suspensión