Quattroporte Diesel - Tecnologia

QP Overhead Grad

Un Diésel de ánimo deportivo

Bajo el capó del Quattroporte Diésel late un innovador motor V6 de 3 litros alimentado con gasóleo, capaz de conjugar el temperamento deportivo de los modelos de gasolina con las ventajas típicas de las motorizaciones Diésel. Un resultado logrado gracias al empleo de un avanzado sistema de inyección Common Rail y a una sobrealimentación basada en un turbocompresor de geometría variable capaz de reducir sensiblemente los fenómenos de turbo lag.


Un innovador V6 Diésel desafía las convenciones revelando su alma deportiva

Una eficiencia de récord

Las numerosas soluciones de vanguardia adoptadas en el motor de seis cilindros del Quattroporte Diésel se traducen en una potencia máxima de 275 caballos* (202 kW) y un par máximo de 600 Nm, disponible entre las 2000 y las 2600 revoluciones/minuto. La elevada eficiencia de este propulsor se manifiesta, además, a través de sus datos de consumo y emisiones, que son de absoluta referencia: 6,2 litros cada 100 km y 163 g/km de CO2 en el ciclo mixto.

 

* Sólo en Italia se halla disponible asimismo una versión de 250 CV

 

Potencia siempre disponible

El motor del Quattroporte Diésel no renuncia a su decidida vocación deportiva, brindando un empuje y una elasticidad que se aprecian de inmediato a cada mínimo movimiento del pie derecho; acelera de 0 a 100 km/h en apenas 6,4 segundos y su velocidad punta es de 250 km/h. En Italia el Quattroporte Diésel se halla disponible asimismo en la versión de 250 CV (184 kW), que pasa de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y puede alcanzar una velocidad máxima de 240 km/h.

 

Maserati Active Sound

Otra peculiaridad del Quattroporte Diésel está en las intensas sonoridades que emite su propulsor: así es, el inédito sistema Maserati Active Sound, constituido por dos actuadores de sonido situados junto a los dobles tubos de escape ovalados, subraya los tonos más agradables del motor, modulándolos en función del estilo de conducción. Al pulsar el botón Sport del túnel central, además, el sonido, tornándose más agresivo, suscita las emociones únicas propias de un deportivo purasangre.

Cambios más ligero y eficaz

Todos los modelos de la gama Quattroporte se sirven del potencial y la refinada tecnología del cambio automático ZF de ocho velocidades de última generación; ágil y precisa en los cambios, la transmisión es controlada por un software autoadaptativo que reconoce el estilo de conducción y lo secunda adoptando el tipo de cambio de marcha más adecuado al caso. Los modos de funcionamiento son cinco: Auto Normal, Auto Sport, Manual Normal, Manual Sport y el inédito I.C.E.