GranTurismo - Tecnologia

Innovative yet true to tradition

Pasión impulsada por una gran fuerza: la del V8 Maserati de 4,2 litros

El latido vital del Maserati GranTurismo se genera en el interior del motor V8 de 4,2 litros: este fundador de una nueva generación de propulsores adopta características técnicas que garantizan potencia y rapidez, cualidades típicas de los motores de competición en los que Maserati se ha inspirado siempre. De tono profundo cuando el propulsor gira a bajos regímenes, la voz del motor de ocho cilindros va haciéndose más y más poderosa, para acabar provocándonos escalofríos en la espalda a los regímenes más altos.


El cambio subraya la potencia del motor y se adelanta a los deseos del conductor

La transmisión hidráulica del Maserati GranTurismo resalta las características del propulsor: el cambio automático autoadaptativo mejora sus prestaciones a bajos y medios regímenes sin limitar su potencia cuando funciona a altos regímenes y permite cambios de marcha incluso a 7.200 rpm, un régimen más elevado que el de cualquier otra transmisión automática del mundo. Tiene cuatro modos de funcionamiento: Auto Normal, Auto Sport, Auto Ice y Manual.

Distribución equilibrada de los pesos para una excelente dinámica de conducción

El Maserati GranTurismo es un deportivo de raza que permite disfrutar de sus prestaciones con total seguridad y que sabe despertar emociones profundas y difíciles de olvidar. A esto contribuye la gran rigidez de la carrocería y la especial disposición de la suspensión de paralelogramo deformable, así como la perfecta distribución de los pesos con un 49% que recae en el eje delantero y el 51% restante en el eje trasero.

El sistema electrónico MSP supervisa constantemente la estabilidad del vehículo

El Maserati Stability Program (MSP) es un moderno sistema electrónico que, en caso de derrape, reduce el par y activa los frenos estabilizando el coche en pocas milésimas de segundo. Cuando se pulsa el botón Sport, la acción del sistema MSP se vuelve menos perceptible, con el fin de favorecer una conducción más deportiva sin mermar la seguridad. El umbral de accionamiento se eleva y el sistema actúa principalmente en los frenos, sin reducir la potencia del motor.

Distancia de frenado como un supercar gracias al sistema de frenos Brembo

El sistema de frenos Brembo consta de cuatro discos autoventilados, perforados, con un diámetro de 330 mm y un grosor de 32 mm delante, y un diámetro de 330 mm y un grosor de 28 mm detrás. Las pinzas de aleación ligera incorporan cuatro pistones de diámetro diferenciado, con guarniciones aislantes de cerámica; el sistema antibloqueo ABS es de 4 canales, con distribución de frenado electrónico (EBD) integrada en el exclusivo Maserati Stability Program.