Ghibli Diesel - Tecnologia

Everyday enjoyment

El primer diésel Maserati de la historia exhibe una deportividad inconfundible

El Ghibli Diésel es el primer Maserati alimentado con gasóleo de la historia del Tridente. Bajo el capó del motor late un innovador V6 de 3 litros que aprovecha todas las ventajas que ofrecen las más avanzadas tecnologías en el campo de los motores diésel. El motor mantiene una estrecha relación con la tradición de Maserati, gracias a un temperamento deportivo y una potencia de 275 CV* con la que acelera de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos y alcanza los 250 km/h.

* En Italia también en la versión de 250 CV
 


Suspensiones de arquitectura refinada al servicio del placer de conducir

La función crucial de regir el comportamiento dinámico del Ghibli Diésel se confía a la arquitectura extremadamente refinada de la suspensión. En la parte delantera, la suspensión es de paralelogramo con doble brazo oscilante de aluminio en posición elevada, para ofrecer un manejo preciso. En cambio, para la suspensión trasera se ha elegido un sistema multibrazo de cinco brazos, que es la solución idónea para aunar el confort y las prestaciones deportivas

Excelentes cifras en cuanto a consumo y emisiones

Las prestaciones son un buen indicador de la elevada eficiencia del motor del Ghibli Diésel, pero el consumo y las emisiones lo son aún más: 6,3 l cada 100 km y 167 g/km en el ciclo mixto son unos números excelentes que se logran entre otras cosas gracias al uso del sistema Stop&Start. Este sistema apaga el motor cada vez que se detiene el vehículo y lo vuelve a encender cuando se reemprende la marcha. El sistema se desactiva mediante unos botones situados en el volante.

Sistema Maserati Active Sound

Un Maserati también se reconoce por el sonido de su motor: en este aspecto, la gran connotación deportiva del Ghibli Diésel se manifiesta con fuerza gracias a la introducción del inédito sistema Maserati Active Sound. Dos actuadores de sonido situados junto a los terminales de escape dan realce a los tonos más agradables del motor. Al pulsar el botón Sport del túnel central, el sonido, tornándose más agresivo, suscita unas emociones únicas.

El cambio automático reconoce el estilo de manejo y el estado de la carretera

El Ghibli Diésel disfruta del potencial del cambio automático ZF de ocho velocidades de última generación. Ágil, de alto rendimiento y preciso en los cambios, se gestiona mediante un software autoadaptativo capaz de reconocer el estilo de conducción y las condiciones de la carretera, modificando según corresponda el tipo de cambio de marcha. Tiene cinco modos de funcionamiento: Auto Normal, Auto Sport, Manual Normal, Manual Sport e I.C.E. (Increased Control & Efficiency).

Carrocería de nuevo diseño

La atractiva silueta del Ghibli Diésel nace de una carrocería de nuevo diseño para cuya realización se han empleado profusamente aleaciones de aluminio, logrando objetivos determinados de ligereza y resistencia y una distribución equilibrada del peso. El resultado son unas cualidades dinámicas inesperadas en un vehículo con una distancia entre ruedas de 3 metros (la más larga de su segmento) y unos elevados niveles de seguridad para sus ocupantes.