DISEÑO QUATTROPORTE

quattroporte-v8_32

Elegancia y deportividad con una nueva vestidura

Cómo reinterpretar una marca con un diseño inconfundible: Lorenzo Ramaciotti comenta las directrices que sigue el nuevo rumbo estilístico del Tridente, caracterizado por formas sobrias y netas.

Lorenzo Ramaciotti, el diseñador modenés que dirige el Centro Stile Maserati, conoce de sobra la historia reciente del estilo del Tridente. Responsable de diseño en Pininfarina durante casi veinte años, en 2003 desempeñó un papel fundamental en la creación del Maserati Quattroporte y en 2005 sentó las bases de un nuevo e importante rumbo estilístico, condensándolas en un espléndido concept car, el Birdcage 75th, en el que halla su origen una obra maestra de la deportividad y la elegancia: el Maserati GranTurismo.

Ramaciotti —que nació a poca distancia de la histórica fábrica de Módena y creció literalmente rodeado de Maseratis— recientemente ha respondido a un nuevo y difícil desafío, reinterpretando en clave sumamente moderna un clásico del estilo italiano: el Maserati Quattroporte.

You can't look at a Quattroporte without realising straight away that it is a Maserati.

Lorenzo Ramaciotti - Head of Centro Stile

En primer lugar, el nuevo Quattroporte se reconoce inmediatamente como un Maserati. «Este es mi primer objetivo al diseñar un coche», dice Ramaciotti. «La marca tiene que reconocerse al instante. Es imposible ver un Quattroporte y no darse cuenta inmediatamente de que es un Maserati. Su carácter y su estilo son inconfundibles.»

La moderna elegancia de las formas y los detalles representaban la plataforma perfecta para delinear las formas de los futuros modelos de Maserati y la silueta del nuevo Quattroporte es el primer resultado de ello. Algunos elementos emblemáticos —como la amplia calandra ovalada con aletas verticales, el capó imponente y aún más abombado, las tres salidas de aire de detrás de las ruedas delanteras y el pilar trasero triangular— están unidos por un perfil que transmite una agresividad innata sin restarle un ápice de elegancia al automóvil.

    «La nueva línea que arranca de los costados se despliega por todo el vehículo confiriéndole un aspecto tan poderoso como fluido y elegante», explica Ramaciotti.

    El acristalamiento rebajado de tres ventanas y las puertas sin marco son otra novedad que dinamiza la imagen del vehículo, al igual que los inéditos grupos ópticos delanteros, desarrollados en vertical y dotados de luces de marcha diurna con tecnología LED. En la parte posterior, el perfil luminoso de las luces de posición traza el perímetro de los faros envolventes, que se sirven únicamente de LEDs y se integran a la perfección en el diseño del parachoques. Están unidos por un elemento central cromado que recuerda las formas de la calandra.

    La pluma de Ramaciotti ha proyectado un interior de lo más minimalista en el nuevo Quattroporte. «Quería volver a la sencillez y la elegancia acabando con aquellas interminables ristras de botones e interruptores», explica el diseñador. Sin embargo, esta sobriedad no va en detrimento del lujo ni el confort. «En el Quattroporte, los elementos funcionales se camuflan, de forma que destaquen las superficies suaves y envolventes del salpicadero y del túnel central, revalorizadas por la presencia de materiales nobles y el toque de las expertas manos artesanas que los han trabajado», termina Ramaciotti.